¿Qué fue de tu vida? Roberto Baggio, 'Il Codino'

El ‘Divino’ anotó 27 goles en 56 partidos con Italia. La ‘rompió’ en la ‘Juve’ y ganó el premio FIFA en 1994.

Por Alexander Nuñez

En Depor.pe continuamos con la sección ¿Qué fue de tu vida?, donde traemos al recuerdo a figuras del fútbol mundial para conmemorar sus hazañas y logros en su carrera. Esta vez, el invitado es Roberto Baggio, un talentoso con la pelota. Quien desplegó su mejor esplendor en la selección ‘azurra’ por convertirse en el único futbolista italiano en anotar en tres mundiales. Además de ser parte de distintos clubes como: Fiorentina, Juventus, AC Milan, Inter, entre otros.

Roberto Baggio
El ‘divino’ del fútbol nació en 1967 en la ciudad de Caldogno provincia de Vicenza, Italia. Su aparición en el gramado de juego se dio el año 1982 en Vicenza Calcio de su región. Allí jugó en la segunda división o Serie B del Calcio italiano por tres años. En esa primera oportunidad que le dio el fútbol jugó 36 partidos y anotó 13 goles.

De ‘viola’
En 1985 la Fiorentina vio potencial en el joven delantero y optó por comprarlo. En el primer año en Florencia no pudo concretar el ansiado sueño de hacer su debut en la Serie A. Recién en el siguiente año logró estrenarse en la máxima categoría frente a la Sampdoria. Esa temporada, sin embargo, no fue tan favorable porque no tenía la continuidad requerida. En mayo de 1987 anotó su primer gol en la Serie A, el Nápoli fue el adversario que sufrió con el encuentro del atacante y las redes.

El tiempo iba pasando y Baggio avanzaba a pasos agigantados como futbolista. Su clase, talento y tantos permitieron que se convierta en todo un goleador. Cinco años duró el periplo de Roberto Baggio vistiendo la camiseta de la ‘Fiore’. Un grande de Italia lo esperaba.

Un encuentro con la ‘Vieja Señora’
En 1990 Baggio llegó a Turín causando alboroto. Y es que en Florencia hubo manifestaciones en las calles por el traspaso del ‘Divino’ a la Juventus. La compra fue una de las más caras de época rompiendo así el mercado italiano, con una cifra de casi 13 millones dólares.

Una anécdota. El momento de enfrentar a la Fiorentina por primera vez fue casi un martirio para el ariete italiano. Ese partido tuvo un penal en favor de la ‘Juve’ y el delantero se negó a patear. Al finalizar el encuentro, indicó que en el fondo su corazón siempre será púrpura.

Sin embargo, él hablaría a punta de goles y en su primera temporada con la Juventus ‘mojó’ catorce veces. Las anotaciones siguieron llegando, su capacidad para crecer futbolísticamente cada vez era más grande. De esta manera, se ganaría un puesto en la selección italiana, pero esa historia la conoceremos más adelante.

Su logro más importante con la ‘Juve’ fue la conquista la Copa UEFA en 1993. De igual forma, ese mismo año consiguió el Balón de Oro y también se convirtió en el FIFA World Player. Dos años más tarde, conseguiría su primer ‘Scudetto’ en el Calcio italiano.

De ‘rossonero’
Mudarse de Turín a Milán no le cuadró mucho al mejor jugador del mundo. Su pase al cuadro ‘rossonero’ se dio en 1995, según dicen fue presionado por Silvio Berlusconni. El no estar muy cómodo hizo que el delantero italiano disminuya su nivel considerablemente, alcanzando apenas a marcar doce goles vistiendo la camiseta del AC Milan. El bajo rendimiento hizo que su estadía en Milán sea corta.

Recuperó lo suyo
El Bologna fue el club en el que ancló Baggio. No era un equipo grande, pero tenía que demostrar de qué estaba hecho. Y lo cumplió con creces, el ariete italiano jugó treinta partidos y marcó veintidós goles. Fue su marca más alta en todos los clubes por donde pasó. Ello le permitió volver a la selección italiana para jugar el mundial de Francia 98.

A la vereda de enfrente
Sus goles lo llevaron nuevamente a Milán, pero esta vez sería el Inter quien decidió hacerse de sus servicios. Sin embargo, no le fue tan bien como se esperaba, a eso se le sumó la mala relación con su técnico Marcelo Lippi que relegó a la banca de suplentes al ‘divino’ de fútbol. Dos temporadas fue las que permaneció Baggio vistiendo la ‘neroazzurra’, marcado solamente nueve goles en cuarenta y tres partidos.

Última escala
En 2000, Roberto Baggio se convertiría en el flamante refuerzo del Brescia, donde a lo largo de los partidos demostró que a pesar de los años la técnica no se pierde. Para su mala suerte, en su segunda temporada sufrió una lesión en los meniscos que lo alejó casi cuatro meses de las canchas. Pero ello no fue impedimento para que regrese y demuestre lo que sabe. Tuvo alrededor de noventa y cinco partidos con la camiseta del Brescia hasta el momento del adiós en 2004 y se despidió del fútbol marcando 12 anotaciones en su último año como futbolista.

Con la ‘azurra’ en el pecho
Roberto Baggio cada vez que vistió la camiseta de la selección italiana era formidable. Sus tres mundiales Italia 90, USA 94 y Francia 98 fueron testigos de la capacidad goleadora de este delantero. Tuvo 56 partidos y anotó 27 goles con la ‘azurra´. En su primer mundial, era un jugador que alternaba, pero le bastó para marcar dos goles en cinco partidos jugados para ser titular.

Para el mundial de Estados Unidos 1994 era un futbolista ya consolidado en su selección. De la mano de Baggio, el ´divino’ demostraba a punta de goles que su selección era una firme candidata a levantar la Copa del mundo. Dos goles a Nigeria, uno a España y dos más a Bulgaria colocaron a Italia en la final frente a Brasil. Este encuentro es uno de los más recordados en la historia de los mundiales. El encuentro terminó sin goles, en los penales los que abrieron la tanda por ambos lados fallaron. La cosa estaba muy pareja, pero en el final decisivo el mejor jugador italiano del mundial tenía frente a frente a Taffarel, el arco se le hizo pequeñito y el portero inmenso porque falló el penal, permitiendo que Brasil conquiste el tetracampeonato del mundo. Baggio se quedó con la miel en los labios de tocar la gloria con la ’azurra’ en el pecho.

En Francia 98, a la selección italiana no le fue tan bien como en ediciones anteriores. A penas llegó a los cuartos de final. Baggio jugó cuatro partidos y anotó sus últimos dos goles en los mundiales. En total tuvo 16 partidos en tres mundiales y nueve goles, una cifra que muchos quisieran alcanzar. Al final anotó 9 goles en Copas del Mundo.

El ‘hoy’ de Roberto Baggio
Sus frutos en el fútbol permitieron que en 2011 el ‘Divino’ ingrese al Salón de la Fama de la Federación del fútbol Italiano. Sin duda, sus goles en los mundiales, en el Calcio y su calidad como persona permitieron que hoy goce de esta distinción.

Por otro lado, el talentoso ex jugador visitó Perú en mayo del año que pasó, encabezando la campaña “El fútbol profesional contra el hambre”, convocada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Baggio se dio tiempo de recorrer diferentes pueblos del Cusco, donde compartió con niños que nunca lo vieron jugar, pero que ahora disfrutaron de la magnífica labor que viene realizando. No caben dudas que Roberto Baggio es un grande de verdad.

Sus principales logros
2 Scudettos del Calcio ( Juventus y AC Milán)
1 Copa Italia (Juventus)
1 Copa UEFA (Juventus)
Balón de Oro en 1993
FIFA World Player en 1994
Elegido como uno de los 125 mejores futbolistas vivos de la historia (2004)

El show de goles
Fiorentina ( 37 goles)
Juventus (78 goles)
AC Milán (12 goles)
Bologna FC ( 22 goles)
Inter de Milan ( 9 goles)
Brescia (45 goles)
Selección Italiana (26 goles)

Más Depor