La campeona olímpica y mundial de salto con garrocha quedó eliminada en Berlín

La mala actuación de la rusa Yelena Isinbayeva fue la gran sorpresa del Mundial de Atletismo.

AP. La rusa Yelena Isinbayeva cedió sus cinco años de reinado en el salto con garrocha, tras no completar ni un salto válido durante la final del Mundial de Atletismo en Berlín.

La sorprendente ganadora de la prueba fue la polaca Anna Rogowska con un salto de 4,75 metros.

Isinbayeva, dueña del récord mundial y vigente campeona olímpica y del mundo, empezó a competir más de una hora después que el resto de saltadoras.

La rusa permanecía tumbada en el suelo, con los pies en alto sobre un banco, y una toalla cubriéndole la cara.

Tras dejar pasar cuatro alturas diferentes, Isinbayeva se decidió a tomar la garrocha con un primer intento sobre 4,75 metros, que no superó.

Después, con solo dos atletas en competición, subió el listón a 4,80 metros. Una altura que no pudo franquear en dos intentos.

Isinbayeva es la plusmarquista de la especialidad con 5,05 metros. En total, incluyendo competencias al aire libre y bajo techo, la rusa, acumula 26 plusmarcas. Nadie había ejercido una supremacía semejante en la modalidad.