Sandro Baylón, a diez años de su muerte

Su hijo Jared desea emularlo, pero el infortunio parece jugar en contra.

Por Alexander Bustillos B.

Exactamente a 10 años de la tragedia que acabó con la vida de la promisoria figura de Sandro Baylón, una nueva luz de esperanza parece emerger en el seno de la familia Baylón-Capcha.

Se trata del hijo del defensor, Sandro Jared, quien en medio de los cerros que cercan su hábitat en la zona de Tahuantinsuyo (Payet), en el distrito de Independencia, quiere seguir la misma profesión de su padre. Sin embargo, otra vez el infortunio le juega una mala pasada a los Baylón.

Cuenta el abuelo, Don Pablo, que su nieto sufrió un accidente que terminó por sacarlo de las divisiones menores de Alianza Lima, club en donde se entrenaba desde los cuatro años.

“Un carro lo atropelló y tuvo que dejar el fútbol…, nadie nos apoyó en ese momento difícil”, dijo don Pablo. Las cicatrices de ese fatal día se muestran en la frente del niño, quien aún quiere seguir la huella de su padre.

“Yo quiero jugar como mi papá. Todos me cuentan que él era un gran jugador y tenía un gran futuro en el fútbol, –dijo Sandrito–. Mi mamá me contó que cuando recién empezó lo hacía con unas zapatillas de Alianza y que después, con sus propinas, se compraba sus cositas”.

Vuelta a la página
Don Pablo mitiga la desaparición de Sandro velando por el bienestar de su nieto: “Es nuestra gran alegría, todos lo queremos en casa”, nos dice, pero el recuerdo del ‘Mudo’ (su hijo Sandro, el de la casaquilla ‘19’ blanquiazul) aún lo persigue.

“Qué rápido pasa el tiempo ¿no? Ya son diez años desde que Sandro pasó a mejor vida, en compañía del Señor. No podemos hacer nada, fue algo duro y doloroso que tratamos de no recordar, pero son cosas del destino. Iré al cementerio a orarle y a ponerle flores”, dijo.

Antes de terminar la nota, don Pablo se disculpó por sus primeras excusas para no abordar el tema de Sandro: “Discúlpenos por no hacerlos pasar. Agradecemos el gesto de venir hasta acá y acordarse de mi hijo”.

El “Comando” lo convirtió en su ídolo
El lema de Sandro Baylón hacia los hinchas, antes de partir, caló hondo en el ‘Comando Sur’ y lo llevaron a convertirse en ídolo. Baylón, en una entrevista a un medio local, exteriorizó todo su sentimiento por el equipo de su vida, el Alianza Lima.

“Alianza, para mí, es un sentimiento, lo es todo. Por esta camiseta yo doy la vida y soy capaz de matar en la cancha”, dijo en aquella ocasión.

Esas palabras le valieron el reconocimiento del pueblo blanquiazul que, tras su muerte, no dudó en hacer banderolas, polos, insignias, estatuas y murales como el que existe en ‘Mendocita’.